viernes, 9 de octubre de 2009

LA LEY DE LOS TRES ESTADOS

Toda la virtud de la filosofía social debe comenzar por el estudio del pasado y es estudiando la evolución del pueblo que Comte descubre que su desarrollo se efectúa por tres etapas en la famosa ley de las tres etapas. Esta ley tras Comte fue muy utilizada por la filosofía así como por las otras ciencias sociales. Esta ley de la dinámica social cubre toda la existencia de una sociedad desde su nacimiento hasta su punto de desarrollo máximo.
Los tres estados o pasos de desarrollos son los siguientes:
El estado Teológico: ficticio
El estado metafísico o negativo
Y el estado positivo o científico.
Y esta ley del desarrollo se aplica tanto al individuo como a la ciencia y a la sociedad, además, Comte lo percibe como una ley necesaria dado que el espíritu humano por naturaleza debe pasar sucesivamente por estas tres etapas teóricas.

LA FASE TEOLÓGICA

El primer lugar toda sociedad naciente se encuentra en la fase teológica lo mismo ocurre con la ciencia. Los fenómenos naturales son explicados por leyes prehechas, el hombre no puede hacer nada sobre la naturaleza debe, pues, volverse a las intervenciones divinas, es el tiempo militar teológico del desarrollo social. El estado teológico es el primero en el orden de los tres estados ya que es el único no suponiendo otro antes de que este estado caracterizado por el primer periodo de desarrollo del espíritu humano se aplica también al primer desarrollo del espíritu individual,
El niño está en el estado teológico ficticio, dado que aun no ha empezado su preparación científica las únicas explicaciones que están en condiciones de dar a los fenómenos que los rodean están en relación con influencias exteriores incalculables. Al igual que la sociedad teológica se percibe en seguridad bajo la protección divina, el niño está seguro percibiendo a sus padres como divinidad, se encuentra en este estado teológico, en el niño, en la época de la educación espontanea en su primer contacto con la vida exterior.

LA FASE METAFÍSICA

Progresivamente la sociedad pasó de la fase teológica a la fase metafísica, es un estado difícilmente embargable, de hecho, es el estado intermedio entre dos estado vanguardistas teológico y positivo.
Se caracteriza por el paso de la intervención politeísta en los actos humanos a una explicación monoteísta y por explicaciones metafísicas de los fenómenos naturales. El tiempo metafísico no ha estado en un cambio constante debido a su destino crítico, por lo tanto negativo. Es durante este periodo de la vida social que son elaborados los grandes sistemas abstractos y absurdos da causas que regulan los fenómenos humanos.
Aplicando el desarrollo del espíritu individual, el estado metafísico caracteriza el tiempo de la adolescencia, el adolescente pierdo poco a poco fe en sus ficciones de infancia con respecto a las fuerzas superiores, pero no conoce aun las leyes invariables de los fenómenos, pues se ve obligado a poner en pie los sistemas abstractos de explicación de los fenómenos para cubrir su necesidad de saber. Dado que estas explicaciones no tienen ninguna base científica los sistemas elaborados en esta época deben necesariamente cambiar sin cesar, el estado metafísico corresponde a los primeros años de la educación sistemática.

LA FASE POSITIVA

La humanidad se desarrolla finalmente hacia su estado normal, el estado positivo, es el modo definitivo de todo espíritu. Entonces los hechos están vinculados según ideas o leyes generales de un orden eternamente positivo, Sus heridas son confirmadas por sus propios hechos, que a menudo, incluso, solo son simples hechos bastante generales para convertirse en principios.
En el espíritu positivo el método de observación sustituye la imaginación consustancial a los otros estados. Estas sociedades positivas que Comte describe es la sociedad adulta, es adulta a que supo quitarse los tabúes y abstracciones quiméricas que la atormentaban antes. Pudo convertirse en adulta, porque la ciencia al mismo tiempo que ella progresaba.
La ciencias se mejoran a partir de las matemáticas que son la causa de su generalidad y su simplicidad, a partir de esta primera ciencia, la ciencia se complica del estudio del mundo inorgánico de donde conocemos la astronomía y la física, pasan al mundo orgánico con la química y la biología, luego del mundo humano con la sociología y finalmente la moral. Estas ciencias no pueden desarrollarse independientemente unas de las otras, es necesario que la primera ciencia haya llegado a un determinado punto de desarrollo para que la ciencia siguiente nazca y crezca.
El desarrollo de la ciencia se efectúa según el mismo modelo que el desarrollo social, es necesario que la sociedad pase por los estados teológicos y metafísicos antes de llegar a la fase positiva, del mismo modo la sociología tiene necesidad del desarrollo de las otras ciencias que la pueden preceder para nacer. El individuo reanuda el mismo método de desarrollo, cuando entra al estado positivo llega a la virilidad a la madurez. Al llegar al estado científico el individuo entra en la edad adulta, es decir, recorrió el camino necesario que hace de él a un miembro de pleno derecho de la sociedad positiva, puede cumplir el papel social que se le reserva, por este desarrollo, según la ley de los tres estados, vemos que la sociedad adulta y el hombre adulto tienen que construirse, no son datos estático, hay una dinámica de crecimiento aunque este regulada por leyes y el adulto se hace progresivamente.
Considerar hoy en día esta ley de los tres estados como una ley necesaria del desarrollo individual y colectivo no sería ciertamente prueba de espíritu científico, pero la ley de Comte puede utilizarse con beneficio como punto de señal como terminal en el estudio del desarrollo social.
Los tres estados son modelos aun mas operatorios en la investigación que la ley necesaria del desarrollo, es de esta forma que Jean Piaget adhiere a estas leyes, cuando el estudia las fases del desarrollo del estudio moral. El juicio moral entre los niños.
Augusto Comte procede también a una clasificación de las ciencias. Las ciencias que acceden al estado positivo unas tras otra se pueden, según su grado de desarrollo, proceder a su clasificación, se tendrá en el orden Matemática, astronomía, química, teología y finalmente sociología. El orden va desde la ciencia cuyo objeto es mas general a las más especificas, del más simple al sumo complejo, del más abstracto a lo más vivo para acercarse al hombre.
A la edad de la ciencia debe, en efecto, corresponder una política basada en una organización racional de la sociedad. La consecuencia de la evolución de este conocimiento es la depreciación de todas las referencias teológicas y metafísicas como necesariamente pasadas e ilusorias a pesar de su supervivencia al tiempo presente y profundo en el corazón de cada uno de nosotros.
Teología y metafísica proponen sistemas que ultrajan nuestro poder de incluir, de modo que el acceso al estado científico o positivo remite a su verdadero lugar las explicaciones previas del universo, la de los modelos que hicieron su tiempo. En adelante los ingenieros deben sustituir a los belicosos, los científicos deben sustituir a los sacerdotes, los técnicos a los magos, los sociólogos a los filósofos. Esta crítica del teológico es explicita en el curso de filosofía positiva, se confirma en el sistema de política positiva.

4 comentarios: